Entradas populares

domingo, 29 de abril de 2018

Visión Extra Sensorial, Educación y Prevención de la Salud



Visión Extra Sensorial, Educación y Prevención de la Salud


La aplicación de V.E.S., con todas sus características en el mundo de la infancia, es una valiosa aportación en el campo educativo, constituyendo un valioso instrumento al servicio del desarrollo del niño en sus diversas facetas incluyendo la Salud Psicosomática.

En un artículo que publiqué recientemente, muestro el lugar que ocupa la VES en el ámbito moderno de la psicología y psicoterapia. A partir de la Teoría Sintérgica de Jacobo Grinberg, explicando su funcionamiento, queda claro, asimismo, su prioridad que es el desarrollo del potencial humano; estando consecuentemente englobada tanto dentro de la psicología científica como de la humanista y transpersonal. La educación, desde el punto de vista del humanismo, tiene como objetivo principal facilitar al niño, con sus recursos humanos, metodológicos y técnicos, el que contacte y desarrolle con su potencial humano y no tanto la mera adquisición de habilidades y acumulación de datos.


La escuela, en EGB, es un enorme recurso de humanización. A parte de los programas y objetivos pedagógicos que le son propios, constituye o debería constituir, asimismo, una importante oportunidad para potenciar la salud Psico-afectiva y el crecimiento personal, con lo cual se presenta como un valioso recurso de prevención de la salud psico-física. Desde este punto de vista es mucho más eficientemente económico invertir en actuaciones preventivas que el afrontar el sufrimiento o dolor psico-afectivo en la etapa adulta. Remito al lector a los anteriores posts referidos a la aportación de la activación y práctica de la VES.

Aprender es descubrir. Se aprende del experienciar. La práctica de VES es situarse justamente y conscientemente en la experiencia vital. Cuando el Procesador Central integra e interpreta el patrón de interferencia que se está produciendo estamos viviendo una experiencia en un lapsus temporal que va desde los 50 milisegundos a quizás los 200 milisegundos si esta experiencia es rica en densidad informacional. Esto es la duración de un “instante presente”, la mínima fracción de tiempo experiencial. Sucesivos “instantes de presente experiencial” dan lugar al fenómeno de una experiencia vital. Sabemos que lo que se aprende de la experiencia es asimilación, comprensión y saber; y no mero archivo de datos.

En las áreas metropolitanas, se irá proponiendo el acceso a VES a partir de diversos centros privados que la practiquen, pero en los pequeños municipios rurales, gran parte de la población tiene a la escuela como la casi única posibilidad a este tipo de experiencia tan claramente favorecedora de desarrollo y salud. VES aporta en sí el conocerse mejor, adquirir integración neurológica, mejorar las capacidades cognoscitivas, asentar la confianza en el sí mismo y, como resultado, mejorar el estado de salud al incidir en vivencia afectiva, creativa, etc.

Experienciar, descubrir y saber es aprender, con VES esto se potencia y conduce al placer de descubrir que lo que aparentemente imposible es ciertamente, no sólo posible, sino un acto experiencial. Es un descubrimiento de sí mismo, un mayor contacto con la Naturaleza y una expansión de la consciencia en lo propio y en el camino de la evolución humana.

Aún hoy en día, en la enseñanza de tipo tradicional, se considera al alumno como alguien inmóvil y silencioso, pasivo. Actuando como un recipiente vacío en el que se depositan datos, conceptos e informaciones consideradas verdaderas aun cuando puedan ser contradictorias y presentar incoherencias; y en este contexto, el alumno, es valorado desde lo insuficiente hasta lo excelente. Se cree que la información aportada por los maestros es la verdad y el alumno debe mantenerse sumiso a sus expectativas: En la práctica esta actitud es conflictiva y al tratar de adaptar al alumno favorece, por un lado, gentes sumisas y temerosas y, por el otro, rebeldía.

Este trabajo de imponer un “aprendizaje” se convierte en forzoso, antinatural. Exige bloquear la espontaneidad, la creatividad y los vínculos afectivos colaborativos. Con ello se imponen unos valores de tipo patriarcal patológicos, contribuyendo a fomentar el conflicto, la falta de autoconfianza, valores enfrentados y el desarreglo psicosomático.

Los niños, desde que activan la VES y seguidamente la practican con naturalidad, acceden a una mayor conexión intuitiva y empática. Las impresiones, ideas, representaciones y contenidos de la Psicosfera o “Campos mórficos” de R. Sheldrake son fácilmente accedidos y les plantean un sin número de preguntas que, saludablemente, plantearán a sus padres y educadores. Especialmente los educadores deberán escucharlos, entenderlos y brindarles explicaciones y conocimientos. Los niños, tal como indica Jacobo Grinberg en su obra “Fluir en El Sin Yo (Capitulo 1: Educación para la nueva era), si se les respeta, con la VES y su habilidad de establecer campos neuronales de alta sintérgia, acceden a la información del Hipercampo más próximo y precisan que el educador les ayude a entender y procesar, conforme al propio nivel de comprensión infantil. Así el maestro no cumple con la función de depositar unos conocimientos fijados en el programa educativo, sino aprovechar el propio auto aprendizaje de sus estudiantes y conectarlo con los contenidos del programa.

En el ambiente pedagógico, con la VES, se hace imperativo el planteamiento de nuevos proyectos de trabajo; precisa cambios en la institución, etc. Se favorece el contacto comunicativo y experiencial en el claustro de profesores y una visión nueva de la realidad envolvente.

Al igual que los niños con la VES activada transforman a sus padres, del mismo modo transforman las dinámicas personales y relacionales de sus educadores. Con la VES, los educadores ya no son depositarios de la única verdad. Los alumnos indagan, contactan y saben de fenómenos y hechos que los actuales educadores no cuentan como experiencia y saber. Cuando estos niños, ya adultos, ejerzan de maestros, las circunstancias serán diferentes.

El modo de estar con los alumnos cambia y exige una franca comunicación, verbal y no verbal. Con niños intuitivos, empáticos, conectados con el Hipercampo ¿qué sentido tiene la práctica del ocultamiento y la disimulación? Evidentemente exige de sus educadores y referentes apertura, libertad, espontaneidad e integridad. De no aplicarse así, los niños les cuestionarán sus actitudes, sus acciones, sus pensamientos y motivaciones, así como sus rasgos de carácter.

Con la VES y sus aportaciones se rompe la tendencia de la competencia y rivalidad en los propios educadores entre sí y respecto a los alumnos.

Los niños perciben y les muestran las inconsistencias y contradicciones personales, así como, también, las experiencias positivas y facilitadoras y, con ello, se acrecienta un sentido de humanidad real, sin disimulación ni ocultación. 


Es enteramente verdad que la mayoría de los conflictos de los niños se originan a partir de dolorosas experiencias con los adultos. Es igualmente cierto que el modo de evitar la aparición de patologías psicosomáticas es ayudar a que los maestros y padres tomen contacto con sus problemas y conflictos y los resuelvan. De este modo ya no proyectarán sistemáticamente en la infancia.

Todos los adultos y, especialmente los padres y educadores, deben darse cuenta de que los niños con la VES activada son poseedores de un conocimiento propio del que brotan preguntas; y todas estas preguntas deben ser contestadas y pasar a formar parte de los Centros de interés pedagógicos. Ello obliga a una más estrecha colaboración entre padres y educadores.

Dentro de la comunidad educativa, especialmente en los claustros, se logra una mayor comunicación entre los docentes y consecuentemente con los alumnos permitiendo que éstos hagan propuestas y estableciéndose trabajos conjuntos como actos, excursiones, fiestas, etc.). 


Ernesto Cabeza Salamó         29/04-2018


Equipo de investigación y desarrollo de V.E.S. (Visión Extra Sensorial)
Eloisa Civit Guerrero ,Ernesto Cabeza Salamó, Antonio Zahino Maya
655210020, 93 3863112, 677446195.
Plaça Montserrat Roig 5. Baixos 1ª  08921 Sta. Coloma de Gramenet

Casa “Jardín de la Alegría” C/ Palaudàries, 46. (Urbanización Can Valls) 08184 Caldes de Montbui.








miércoles, 25 de abril de 2018

La Visión Extra Sensorial y Psicología


La Visión Extra Sensorial y Psicología




Con la aparición de VES (Visión Extra Sensorial) se abre toda una nueva dimensión de la psicología, en principio, aplicada al mundo infantil; y si con la pubertad se logra mantener, también en la adultez.

Desde la década de los 80 la empezó a investigar y fomentar Jacobo Grinberg, creando un abordaje científico de lo que es la consciencia y la experiencia. Los niños que la han experimentado, aunque después hayan perdido su funcionabilidad, tienen la certeza de la experiencia extra sensorial vivida de un modo innegable y transformador.


Me ciño a Jacobo Grinberg porque es el único que, desinteresadamente, ha dado a conocer sin ocultación alguna y sin pretensiones de monopolizar su aplicación. Mente abierta, humanista, científica y alentadora en sugerir a futuros investigadores con su labor.

Pero antes de proseguir quiero hacer una revisión panorámica de la situación de la psicología durante la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI.

Desde la primera mitad del siglo XX se daba una pugna radical entre dos escuelas de psicología: el Conductismo (Pavlov, Watson, Skinner, entre otros) y el Psicoanálisis fundado por Freud y sus discípulos ortodoxos y disidentes. De acuerdo con los conductistas, la conciencia es una facultad humana que no se puede medir, y por ello no puede entrar dentro del campo investigador de la psicología. Lo único que es observable y medible es la conducta humana; consecuentemente la psicología debe ceñirse al estudio y observación de la conducta humana. Este estudio se logra a través de la relación entre el estímulo y la respuesta, con la pretensión de generar una psicología experimental, que trata de estudiar y corregir la forma de responder del humano ante el mundo de los estímulos que le alcanzan.
S. Freud


Por otro lado, el adversario (el psicoanálisis), asegurando que la conducta observable del ser humano se basa en un ámbito llamado inconsciente que no puede ser cuantificable. Por ello considera que lo que los conductistas quieren medir no es lo que explica el comportamiento humano.
W. Reich
C.G. Jung













 Dentro del psicoanálisis hay muchas concepciones, desde el pesimismo de Freud hasta la concepción “optimista” de Reich. Es común en todos ellos el esquema básico de la existencia: El Consciente, el Subconsciente y el Inconsciente, a lo que Jung añade el “Inconsciente colectivo”.


A partir de los años 60 surgió una tercera fuerza, la Psicología Humanista. La psicología humanista se sitúa en contra de la simplificación del ser humano que surge de cualquiera de estas dos teorías enfrentadas. El ser humano no puede reducirse a un objeto de laboratorio; conduciendo al planteamiento de estas preguntas: ¿Hasta qué punto es posible conocer al humano desde afuera? ¿Esa persona que estudiamos en un laboratorio es la misma que se manifiesta fuera de él? Y ¿Puede el investigador psicólogo controlar las variables experimentales con tal rigor que descarte plenamente la influencia en la relación entre ambas?

A. Maslow
El intento de resolver estas preguntas llevó a A. Maslow, el pionero de la psicología humanista, a presentar una teoría de tipo Taoísta del conocimiento. Asegura que en el estudio de la psicología, el cariño y el afecto no son obstáculos para el conocimiento, sino todo lo contrario, lo incentivan  y profundizan.

Además, propone C. Rogers, que la humanidad de una persona sólo se puede conocer a través de la humanidad de quien lo estudia o trata. Es por ello que los psicólogos humanistas se implican en las actuaciones terapéuticas que surgen.

Por otra parte, lo que surge del psicoanálisis en sus diversas variantes es algo pesimista, en él aparece el ser humano patológico; que trata de sobrellevar  la relación conflictiva consigo mismo y con los demás. En este punto, Maslow se plantea esbozar una teoría a partir de las personas que se han auto realizado o están en proceso de auto realización. Para Maslow el ser humano es un ser que busca auto realizarse y para ello debe satisfacer, en primer lugar, sus necesidades biológicas (vinculadas con los valores D ‘de deficiencia’), luego los valores culturales y alcanzar los valores espirituales (valores B ‘de trascendencia’).

El conductismo ayuda al paciente a tomar conciencia de su conducta y controlarla. El psicoanálisis busca que el Yo ocupe el lugar del Ello (inconsciente, depósito de represiones, patológico). La psicología humanista propone que el ser humano desarrolle todas sus posibilidades y logre experiencias “cumbre” o “pico” que lo transformen y le hagan más plenamente humano.
Ken Wilber

Llegados a este punto y estando en el contexto de la auto realización, aparece la psicología transpersonal (Ken Wilber, Stanislav Groff), que viene a ser una prolongación de la psicología humanista. En ella se tiene en cuenta las experiencias que surgen bajo el efecto de ciertas drogas que evidencian un estado de consciencia no ordinario, y el estudio y comparación de estas experiencias  con las místicas, tanto procedentes de las tradiciones orientales  como occidentales, que corroboran plenamente la existencia de la conciencia “no ordinaria”.

Stanislav Grof

Otro aspecto a considerar es el tener presente la utilidad de un abordaje científico de la psicología, obteniéndose un humanismo científico, consistente en diseñar una metodología en la que, sin renunciar a la rigurosa “objetividad” de la ciencia, se incorporen las dimensiones más profundas del Ser.


 Lo que se va conformando, en la actualidad, es la elaboración de una teoría ecléctica de la psicología, en el sentido que implique atención a factores comunes de diversas escuelas en el abordaje de la complejidad del ser humano. Sin duda el eclecticismo por confluencia es un posicionamiento abierto y contrario al reduccionismo. En este sentido, situamos, sin la menos vacilación, la trayectoria de Jacobo Grinberg con su teoría de la Sintergia.
Jacobo Grinberg


En lo referente a VES, aunque actualmente sea aplicable casi exclusivamente a niños, sus posibilidades experienciales van mucho más allá de los mismos y esto es lo que motiva la investigación del presente equipo.


El fenómeno VES es un acontecer experiencial explicado y estudiado científicamente, que tiene en cuenta la diversidad de corrientes psicológicas de finales del siglo XX en conexión con las aportaciones de la física cuántica y las dinámicas de los campos energéticos con sus patrones de interferencia. Queda ampliamente explicada la aparición de los fenómenos de las diferentes modalidades de consciencia, por la relación de los procesos de neuroalgoritmización con los correspondientes campos neuronales que producen; y el cómo éstos interaccionan con el campo cuántico, creando experiencias específicas que van unidas al factor de direccionalidad y las bandas sintérgicas operantes. Es por ello un abordaje que salvaguarda la subjetividad y la peculiaridad de cualquier persona y, al tiempo, permite su abordaje experimental tal y como se refleja en la extensa investigación experimental que nos ha proporcionado.


Probablemente la activación de VES en adultos no sea, hoy por hoy, el medio más eficaz de aplicar el hacer transformador según Grinberg, tan próximo a la psicología transpersonal, pero sí ofrece la comprensión y señala unas vías de aplicación muy prometedoras. Otra cosa es lo referido a esa infancia que, habiendo activado la VES, durante unos años la ha experimentado con independencia que, al alcanzar la pubertad y adolescencia, se extinga o no; siendo lo importante la destreza adquirida del sistema nervioso central de operar con campos neuronales de gran coherencia e integridad y las aportaciones experienciales que aporta. Tiene importancia, según Grinberg, no tanto la producción de los campos neuronales, sino la naturaleza de los mismos y el que están asociados a una direccionalidad propuesta por el propio Procesador Central, es decir, el Ser. En este punto Maslow y Grinberg coinciden en que, lo que está en estudio, es la auto realización de un individuo con todo el potencial que pueda desarrollar.

El activar la VES en niños es algo psicoterapéutico, no sólo se trata de manifestar una capacidad psíquica más, sino de enseñarles, ya en la infancia, la producción de campos neuronales de alta sintergia, es decir, de potente densidad informacional con una integración interhemisférica e intrahemisférica, lo que produce una armonía en todo el conjunto del SNC.

La relación armoniosa interhemisférica produce una vivencia de sereno equilibrio, se armoniza lo intuitivo y sensible con lo racional y analítico. La integración neocortical con las zonas intrahemisféricas supone una armonización entre lo consciente (neocortical) y lo subconsciente e inconsciente (estructuras diencefálicas y del tronco cerebral). Esta armonía, asimismo, facilita una mejor relación entre el sistema nervioso central (SNC), el vegetativo (SNV), el endocrino y el inmunitario. Permite que contenidos, que denominamos subconscientes, puedan fluir hacia la consciencia con mayor facilidad y, si éstos, tienen una génesis patológica, el poder elaborarlos y resolverlos; si, por el contrario, son aportaciones existenciales o transpersonales, entonces enriquece y potencia la personalidad. Un potente campo neuronal de alta densidad informacional, integración y coherencia produce una experiencia igualmente potente y enriquecedora que, en el terreno psicoterapéutico, denominamos insight y en la auto realización “experiencia cumbre”. Ya A. Maslow en su obra manifestó la gran importancia de estas “experiencias cumbre” en el proceso de auto realización sea o no trascendente. Estas experiencias producen cambios transformadores en la personalidad aumentando la consciencia así como el predominio de los “Valores B”, al tiempo que reduce los “Valores D”.


Lo sano, lo normal y lo patológico:

La normalidad tiene una acepción estadística indicando lo más comúnmente compartido en una población, y por otro lado, se refiere a lo que se considera un estado aceptable de salud en las gentes. El concepto de normalidad homogenializa a la población colocándola en un contexto de masa conforme. Lo que escapa a esta “normalidad” es el sobresalir, tanto en el sentido positivo como en el negativo. En un sentido apunta hacia la excelencia y destacada salud, por el otro, hacia la deficiencia y una salud precaria. Todos los seres humanos compartimos características comunes, las específicas de nuestra especie, sin detenernos en aspectos raciales, socio culturales y de género. Pero, fuera de esto, cada individuo es único, con unos valores propios y unas experiencias únicas. Cada humano dispone de conciencia, ética, estética y se orienta en la consecución de unos valores propios generalmente coincidentes, en diversos grados, con todos sus semejantes; ahora bien, en la praxis de ello, se debe considerar aquello funcional que le da sentido existencial. En este aspecto el modo de auto realizarse y el grado en que lo logre es de índole plenamente personal. Tiene pleno derecho de auto realizarse en plena libertad y espontaneidad. En este contexto el término “normal” está plenamente fuera de lugar.

Ahora voy a exponer lo que es patología desde la óptica psico afectiva. Patología es cualquier obstáculo, impedimento, bloqueo o disfunción en el proceso de auto realizarse. Todo aquello que empaña y dificulta la manifestación de un Yo robusto y vital. Sin un yo sano no es posible contactar con el Ser y, si se hace, acontece a través de una disociación y una relativa ruptura de la integridad. Hay fragmentos del Self inconexos y confusos que emergen a la consciencia creando ilusiones, delirios y alucinaciones. El Yo frágil es incapaz de integrarlo y entonces se proyecta como voces y pensamientos extraños a uno mismo. Por otra parte, cuanto más se adentra el conflicto personal en el inconsciente, más altera las estructuras profundas del organismo. En el ámbito expresivo las tensiones en los músculos de la capa exterior, consciente o , a lo sumo, subconsciente, se endurecen en tensión y rigidez; si el conflicto es más grave y profundo, la tensión y rigidez se establece en la segunda capa muscular, ya inconsciente, quedando desvitalizada la externa; si el conflicto es aún más profundo (o existencial) entonces es la tercera capa la que adquiere tensión y rigidez, se trata de pequeños músculos alrededor de los huesos, quedando las otras dos capas faltas de vitalidad. Del mismo modo, los conflictos afectivos superficiales afectan especialmente las áreas corticales sensitivas motrices y de asociación, pero, a medida que la problemática se agrava, afecta a las zonas subcorticales (sistema límbico), pudiendo afectar tanto al funcionamiento cognoscitivo, como vegetativo, hormonal y finalmente inmunológico en los casos más graves. En los casos de afectación patológica del sistema límbico-reticular, pueden alterarse las funciones autónomas en los ganglios y plexos de ciertos órganos que, en el lenguaje metafórico del cuerpo, depositan una demanda o conflicto desarrollándose, en tales órganos, enfermedades específicas y debilidades funcionales. De acuerdo con el grado de represión vital, estos lenguajes metafóricos inconscientes serán más o menos decodificados y estarán más o menos sujetos a maniobras caracteriales defensivas. En estas condiciones patológicas, de tipo neurótico más o menos graves, puede darse una disociación entre mente y cuerpo, aparentando que, por medio de la mente, se obtenga una comprensión que está distante o muy alejada de la consciencia corporal. El las psicosis, patologías mucho más graves, la disociación o disociaciones están mucho más presentes aunque puedan estar disimuladas.

De modo análogo al de las terapias de las zonas reflejas del cuerpo (pies, manos, orejas , rostro), se puede actuar para aliviar o restaurar la salud de zonas corporales, del mismo modo, a través del contacto en consciencia con las zonas somato-sensitivas del neocórtex, se puede influir en todas las partes del cuerpo representadas en la corteza cerebral, aumentando el umbral de neuroalgoritmización e involucrar las áreas secundarias y terciarias de asociación cortical, así como las conexiones subcorticales-límbicas. Muchas prácticas meditativas profundas actúan así.

Mediante la activación de VES en niños y de otras técnicas meditativas, psicomotrices y psicoterapéuticas, se logra una intensa neuroalgoritmización con el consiguiente campo neuronal y, conforme a sus características, un patrón de interferencia específico y personal que es la experiencia del instante. Sólo que con la activación de VES se añade, en modo alto, un campo neuronal con mucha congruencia, es decir, sintergia, creando un patrón de interferencia mucho más potente que a través de otras técnicas; con la posibilidad, si así se desea, de incluirlas, más a más, e intensificando sus efectos. Es así porque la VES, en sí misma; es un estado específico de consciencia acrecentada, no ordinario, y muy próximo con el Ser; por ello con un mayor poder transformador.

En los adultos, cuanto más tiendan hacia la salud psico-somática, más se da un contacto con el factor de direccionalidad del proceso de auto realización, que está dirigido por el Yo en estrecho contacto con el Self. El Self es la capa envolvente del Ser o procesador Central. La auto realización es un factor de dirección del Yo y Self y, desde lo profundo del Ser (El Punto Omega de Teilhard de Chardín o el Atractor externo del Hipercampo de Jacobo Grinberg) y que, en tradiciones espirituales diversas, adquiere diversos nombres como alma, nefesh, annatta, atmán, etc. La facilidad de confiar y entregarse a este atractor externo del Hipercampo conduce al mayor o menor contacto con el Ser que cada cual puede lograr y permitirse. Tengamos siempre en cuenta que el vehículo más eficiente para tocar el Self es el propio Yo que, cuanto más íntegro sea, más eficiente será en su función de indagar acerca del Observador o Ser y propiciar la auto realización sea o no trascendente.



25-04-2018                              Ernesto Cabeza Salamó



Equipo de investigación y desarrollo de V.E.S. (Visión Extra Sensorial)
Eloisa Civit Guerrero ,Ernesto Cabeza Salamó, Antonio Zahino Maya
655210020, 93 3863112, 677446195.
Plaça Montserrat Roig 5. Baixos 1ª  08921 Sta. Coloma de Gramenet
Casa “Jardín de la Alegría” C/ Palaudàries, 46. (Urbanización Can Valls) 08184 Caldes de Montbui.




sábado, 21 de abril de 2018

El misterio en la Lattice del espacio: Consciencia y Vida.


El misterio en la Lattice del espacio: Consciencia y Vida.


La estructura del espacio es la Lattice, de ella surgen las microdistorsiones y macrodistorsiones que crean y configuran el Universo Tridimensional; por ello se encuentra en un ámbito multidimensional. La Lattice puede ser observada por un observador de máxima congruencia, así como el Observador o Testigo puede observar el cuerpo y la mente, pero no observarse a sí mismo. Por lo tanto, la Lattice es a su observador lo que el organismo lo es al suyo. La lattice puede análogamente considerarse como un organismo infinito, multidimensional, sin espacio-tiempo, que lo engloba todo. Así como el organismo puede describir su fenomenología y propugnas su función, en la Lattice también es posible hacerlo. Su descripción es la estructura básica del Espacio y su función es la propia creación. La Lattice es el continente, la estructura formal, y su contenido o poder es pura información o conciencia cuántica; también pudiera definirse como Voluntad o Intento Universal. Jacobo Grinberg llega a esta conclusión al considerar los Orbitales de direccionalidad y los factores que impulsan hacia la expansión de estos orbitales. Un factor es el de neuroalgoritmización de índole propia e interna; el otro es externo y fundamenta la existencia de una realidad independiente de la Lattice, pero capaz de interactuar y modificarla.
Jacobo Grinberg Zylberbaum

Ya he señalado que el Procesador Central es al campo neuronal lo que se podría denominar Nous o Voluntad o Intento cósmico  a la Lattice. La Lattice es la estructura básica del Espacio, por lo tanto, su aspecto formal; pero lo formal lo es en tanto que permite realizar una función y ésta es la cualidad o cualidades de la información que alberga la Lattice. Del mismo modo el Procesador Central o Ser es la información esencial del individuo que, mediante la estructura orgánica, puede cumplir y manifestar su función de vivir. Lo mismo es aplicable a los hipercampos superpuestos hasta coincidir con la propia Lattice; la función de los Hipercampos (Tierra, Sistema Solar, Galaxia, Cosmos y Universos) podría denominarse noosfera o psicosfera de los Hipercampos.



La distorsión de la estructura de la Lattice genera microdistorsioes que son las partículas elementales, y macrodistorsiones que son los cuerpos sucesivos desde los átomos y moléculas químicas inorgánicas y orgánicas con sus campos asociados hasta las galaxias y el conjunto de todas ellas como un Universo que, en realidad, sería un conjunto de energía-materia explicado por la relatividad Einstiana procedente de un Big Bang. Pudiendo existir hipotéticamente otros universos en sus propios procesos evolutivos relativamente independientes o autónomos unos respecto a otros. Cada Universo constituiría un Superhipercampo y el conjunto de todos ellos la propia la sección macrodistorsionada de la Lattice.


El Nous, Voluntad o Intento Universal cumple con su función a través del ámbito estructural (Lattice) que es suministrar Consciencia-Vida a todas las micro y macrodistorsiones de la Lattice; y por ello las organizaciones nucleares y materiales también albergan ciertos fenómenos pulsátiles libres de masa, pero íntimamente ligadas  a la pre-materia y materia con información que, en caso de condiciones favorables, conduzca a la biogénesis y su evolución; el eje de desarrollo evolutivo o “Punto Omega” de Theilhard de Chardin o el “Atractor Extraño del futuro ideal del Hipercampo” de Jacobo Grinberg. Estos fenómenos pulsátiles fueron estudiados por el Dr. Wilhem Reich a los que llamó “Orgón”, también “Bioenergía” y en otra tradición oriental “Prana”. La relación del Orgón con las partículas elementales no debe considerarse de igual a igual, no pueden ser equivalentes ni análogas en sus respectivos ámbitos (uno estructural, el otro funcional).


El proceso de creación de átomos y consecuentemente materia se produce en el interior de las estrellas, es decir en una macrodistorsión de la Lattice. Todas las estrellas con sus respectivos sistemas estelares forman parte de una macrodistorsión mayor que es la Galaxia, y el conjunto de Galaxias proceden de un único Big Bang (el origen de una macrodistorsión expansiva que denominamos Universo) de donde surgió toda la energía subatómica y atómica.

El Universo o Cosmos, la Galaxia (Vía Láctea) y el Sistema Solar es una distorsión de la Lattice, por ello es parte del ámbito formal de la misma. Su contenido, información-consciencia-vida, lo que hay dentro de este recipiente formal-estructural, se libera y expande conjuntamente con la parte formal no siendo parte de la misma, pero siendo contenido de la misma. Se irradia junto a fotones y otras partículas subatómicas, está contenida en todos los compuestos materiales inorgánicos y orgánicos y, en gran cantidad, fluye de forma libre por el espacio estelar e interestelar. Según W. Reich existen enormes ríos o corrientes en el Universo, la Galaxia y en los Sistemas estelares (Superposición cósmica).
Corrientes de Orgón según Superposición cósmica de W. Reich

El Orgón emana especialmente de las macrodistrosiones (Planetas, estrellas, galaxias) cuando el aspecto formal se expande (entiéndase que gran parte del interior de un planeta vivo es también fluido, el magma); unida a esta expansión el orgón se desplaza por su interior llenándolo todo y discurriendo en flujos que posiblemente sigan un patrón o ley que por ahora nos es desconocida.

W. Reich aseguraba que estos flujos cósmicos de orgón generaban la gravitación; a la luz de la actual física no parece que sea así, ni que cree estrellas ni planetas, porque siendo su información o función no puede actuar estructuralmente; pero participa de la forma como la forma participa del contenido. Como ejemplo, una botella es una forma-estructura que sirve al propósito de albergar y contener algo fluido. El fluido no es la forma, pero precisa de la forma tanto como la existencia de la botella de que haya un fluido contenible en ella. El orgón fluye dentro de una estructura luminosa pulsante que aparece y desaparece en pulsación cuántica. W. Reich lo describió claramente, pero no tenemos ni idea de cómo se organiza entre sí en el espacio intersideral; tan sólo sabemos cómo genera vida y que a través de la organización de la vida, puede también crear algo de materia.

No parece que sea posible que un orgón pueda transformarse en una partícula elemental por su muy diferente constitución funcional. Ambas, las partículas orgónicas y las subatómicas se atraen entre sí y se interpenetran manifestando su cometido. Unas crean un espacio y tiempo, las otras otorgando información, vida y su atributo, la consciencia.

Esta interacción en nuestro mundo tridimensional hace que la vida convierta a la materia inorgánica en orgánica y genere organismos evolucionantes filogenéticamente hasta que sus campos neuronales sean capaces de interactuar eficientemente con la Lattice y así manifiesten el poder creativo con propia consciencia y voluntad individual.

                      04 de abril del 2018                                               Ernesto Cabeza Salamó.



lunes, 16 de abril de 2018

La Visión Extra Sensorial (V.E.S.) Presentación.


La Visión Extra Sensorial "V.E.S." 

Equipo de investigación y desarrollo de V.E.S. (Visión Extra Sensorial)
Eloisa Civit Guerrero ,Ernesto Cabeza Salamó, Antonio Zahino Maya
655210020, 93 3863112, 677446195.
Plaça Montserrat Roig 5. Baixos 1ª  08921 Sta. Coloma de Gramenet
Casa “Jardín de la Alegría” C/ Palaudàries, 46. (Urbanización Can Valls) 08184 Caldes de Montbui.


La vida está llena de misterios... y éste es uno de ellos... El poder de ver el Mundo material sin necesidad de utilizar la visión ordinaria (ojos y nervio óptico). ¡Es algo absolutamente increible!

¿Qué es la Visión Extra Sensorial (V.E.S.)?... ¿Sabéis que nuestros hijos disponen de unas capacidades que ignoramos?

Debido a la plasticidad del Sistema nervioso y de la consciencia (de todos los niños y también de algunos adultos dotados) se da la capacidad de percibir aquello que como adultos comunes creemos imposible.

Es lo que ocurre en la Visión Extra Sensorial; "ver sin utilizar los ojos". Permite, además, un manejo de las capacidades mentales mucho más completo, lo que facilita un mejor darse cuenta de las cosas, ampliar la capacidad de atención, de concentración y ser mucho más receptivo y empático. Ayuda el poder inter-relacionar más eficientemente intelecto, atención, memoria, sentimientos y aprendizaje. Este método tiene como finalidad desarrollar un estado mental alfa en los niños.







¿Todo niño tiene esta capacidad? ¿Cuál es la edad más conveniente para activarla? ¿Los adultos también pueden desarrollar VES?

Se trata de una facultad plenamente natural en todos los niños saludables. La edad recomendable para poder desarrollar la Visión extra sensorial es entre los 6 y los 12 años. Es importante  tener en cuenta que la VES opera con un manejo especial del sistema neurológico y consecuentemente  induce cambios en la conciencia del niño, aumentando la capacidad de mantener la concentración.

Los adultos también pueden desarrollar esta habilidad, pero aparecen grandes dificultades debido a sus sistemas de creencias, al bajo nivel de algunos neuropéptidos y a la calcificación de la glándula pineal.  

¿En qué se basa la Visión Extra Sensorial?

La Visión Extra Sensorial, en nuestro equipo, se basa en los estudios realizados por el Doctor Jacobo Grinberg Zylberbaum. Con los ojos vendados una persona (los niños con una facilidad natural muy superior a los adultos) es capaz de describir con pleno detalle una fotografía o cualquier imagen o texto, así como cualquier fenómeno visual que se le presente. Se trata de una habilidad innata en todos loss seres humanos durante la infancia que permite ver sin utilizar los ojos.
Debemos entender que en realidad no vemos con los ojos, sino con el cerebro (Fenómeno de interferencia a causa del campo neuronal) a través de los ojos (la retina produce neuroalgoritmos que conduce el nervio óptico al cerebro); entonces el captar lo que existe por otros médios y configurarlo en una imagen adquieree sentido. Aunque aún hay mucho por descubrir concerniente a este proceso, se tiene la teoría de que se dá una interacción del campo neuronal personal con el campo cuántico produciéndose un patrón de interferencia y que la glándula pineal está estrechamente relacionada debido a que en su interior, al igual que en un ojo, existen fotoreceptores.

 ¿Cómo se estructura el aprendizaje de VES?

El aprendizaje de la Visión Extra Sensorial (VES) se organiza por niveles.  El primero es el fundamental y consiste en activar la VES y generalizarla para su uso en todas las tareas cotidianas. Los siguientes consisten en profundizar y permitir la activación de otros componentes Extra sensoriales y se hacen personalizadamente en pequeño grupo.
El primer nivel consta de 15 sesiones. Se realiza una sesión semanal, en la cual los primeros 40 minutos se trabaja individualmente con el niño, a continuación se  dedican 15 o 20 minutos de trabajo con los padres. El trabajo en la clase se realizará de manera individual o como máximo dos niños por clase.
 La activación, por lo general, se consigue entre la primera sesión y la tercera a partir de lo cual se pasa de la dermo óptica a la visión con distancia y concluye con el desplazamiento por el espacio.
Si el niño no consigue el nivel adecuado al término de las 15 sesiones, se irán trabajando los mismos aspectos hasta que se llegue al nivel adecuado.


A medida que el niño vaya adquiriendo más habilidades, si así lo desea la familia, se irá pasando a los siguientes niveles que se plantean por objetivos específicos conforme las destrezas que el niño presente.


¿Qué se trabaja en cada sesión?

En cada sesión del Primer nivel se trabaja en los siguientes aspectos:
Aprendizaje del arte de meditar.
Activación de la fuerza interior y la capacidad de concentración.
Depuración de los elementos que influyen en la conducta y en los procesos mentales.
Aumento en la propia toma de conciencia.
Desarrollo de la percepción.
Práctica de la Visión Extra Sensorial, como puede ser el ver y leer (primero en dermo óptica y seguidamente sin contacto dérmico). Escribir, jugar, dibujar, caminar, etc., teniendo los ojos vendados.
Con los padres trabajar el cuestionamiento de creencias y los retos que la adquisición de VES en sus hijos implica.


¿Cuáles son los logros más importantes que tu hijo o tú podéis alcanzar? 

Entre otros, los logros más importantes o interesantes que se consiguen con la realización de este nivel son:
-Activar la visión Extra Sensorial
-Aumentar la empatía hacia las personas y el mundo.
-Mejorar el rendimiento académico.
-Memorizar, recordar, analizar y relacionar la información con más facilidad.
-Activar recursos mentales, como la intuición y la creatividad.
-Adquirir más claridad mental.
-Ser más autosuficiente, con una voluntad fortalecida.
-lograr ser más auténtico, espontáneo, con identidad propia.
-Aumentar la autoestima.
-Abrirte a que tu hijo comparta todo esto contigo.
-Permitir que la transformación de tu hijo te transforme también.


En adultos ¿también es posible desarrollar la Visión extra Sensorial?
Aunque la edad ideal para desarrollar con mayor facilidad la Visión Extra Sensorial es la comprendida entre los 6 y 12 años, y su dificultad va aumentando con la adolescencia,  es posible, con un entrenamiento muy similar al de los niños, conseguir desarrollar la VES, en adultos, aunque en menor grado. Hace unos años en CEPSI se realizó un experimento durante 3 meses cuyas conclusiones se publicaron en: cepsiblog.blogspot.com.es/2014 ‘Informe sobre el experimento en adultos de “Activación de la Visión extraocular”’. (30 de junio de 2014).
Es importante tener en cuenta que existen algunos aspectos que dificultan el desarrollo de la VES comparándolo con los niños. Un ejemplo de sustancia que dificulta a los adultos el desarrollo de la VES, es el efecto de algunos neuropéptidos, como el DMT, que empiezan a disminuir de cantidad cuando a los niños se les desarrollan los órganos sexuales (inicio de la genitalidad adulta).




Para obtener información sobre fechas, horarios, programa, contenido, etc., mandar un correo electrónico a la dirección:
En el Vallés (Caldes de Montbui)
Jardinalegria2015@gmail.com o llamar a los teléfonos  :
677446195 - 655210020  Casa Jardín de la Alegría C/ Palaudàries 46, can Valls
Caldes de montbui (Barcelona)   677446195 – 655210020.

En Barcelonés
ernestcabeza@yahoo.es o llamar al teléfono:
933863112. Cepsi. Plaça Montserrat Roig 5, Baixos 1ª Sta. Coloma de Gramenet (Barcelona)

Equipo de investigación y desarrollo de V.E.S. (Visión Extra Sensorial)
Eloisa Civit Guerrero ,Ernesto Cabeza Salamó, Antonio Zahino Maya
655210020, 93 3863112, 677446195.
Plaça Montserrat Roig 5. Baixos 1ª  08921 Sta. Coloma de Gramenet
Casa “Jardín de la Alegría” C/ Palaudàries, 46. (Urbanización Can Valls) 08184 Caldes de Montbui.



miércoles, 11 de abril de 2018

La algoritmización, síntesis de Bioenergética y Sintergia


La algoritmización, síntesis de Bioenergética y Sintergia



En el funcionalismo del cuerpo se esgrime el desafío del conocimiento. En este aspecto es muy fácil caer reduccionismo; muchas veces por simplificar y evitar el largo trayecto por un “mundo” laberíntico por ser hipercomplejo. Tratemos de la Teoría Sintérgica hablando del factor neuroalgorítmico y por otro lado de conceptos como memoria corporal y celular de la psicoterapia Bioenergética.


Teoría Sintérgica trata de dar respuesta a unos procesos energéticos como la creación de la experiencia a partir de dos poderosos campos energéticos en interacción. La Bioenergética pretende ofrecer respuesta al proceso sanador en la personalidad desde un punto de vista energético. Hacia donde se enfoca el interés se condiciona el proceso. Veamos qué puede salir de este encuentro.


La memoria celular significa que una información queda registrada en las propias células y en sus asociaciones funcionales que dan lugar a tejidos y órganos. No puede tratarse de una memoria neuronal si es que, por lo común, tendría que serlo.

Todas las células del cuerpo están interconectadas entre sí puesto que cada una por sí misma es una distorsión de la Lattice y todas ellas están interrelacionadas para poder cumplir con la función de vivir como organismo. El Sistema Nervioso no puede vivir sin los otros sistemas y éstos precisan de los procesos de información del Sistema nervioso. Todas las células producen e integran algoritmos que, aquí podríamos denominar bioalgoritmos, son aprendizajes adaptativos de información integrada que queda registrada en el ADN como información pertinente. Además, el SNV es responsable del tono muscular y del ritmo de los órganos; también es posible que cumpla la función de intercambiar información emocional a todo el conjunto del organismo de forma autónoma e inconsciente; es decir, sin llegar a activar las áreas sensitivas y motoras secundarias y terciarias del córtex cerebral,

El hipotálamo y el tálamo en conexión con el sistema reticular del tronco cerebral y sus conexiones cerebelosas regulan todo lo referente al equilibrio musculo-esquelético-fascial de un modo automático e inconsciente.



Los plexos nerviosos son, por así decirlo, cerebros de órganos y conjuntos asociados de órganos que coordinan sus ciclos y vibraciones. Esta información concentrada en neuroalgoritmos es transmitida mediante vías aferentes informando al SNC, pudiendo cerrarse el circuito en el Sistema Límbico con o sin alcanzar el córtex. Esto es suficiente para establecer las suficientes conexiones neuroendocrinas en el hipotálamo.


La función de la Bioenergética es activar, facilitar y potenciar la consciencia corporal en sus más finos matices, es decir que los bioalgoritmos del organismo, en especial musculares, no queden circunscritos en automatismos neuroalgorítmicos reflejos y diencefálicos, sino que involucren en un campo neuronal todo el sistema nervioso: central, autónomo y periférico. Unifica en un campo bioneuronal a todo el organismo en su función vital y, por ello, es capaz de convertir en consciente lo inconsciente.



  08-04-2018                Ernesto Cabeza Salamó




    

martes, 10 de abril de 2018

Sintergia del Procesador central y la Lattice.


Sintergia del Procesador central y la Lattice.


En el post anterior consideré que el Procesador central (Ser) a lo largo de la socialización puede ser mantenido en una eficiente integridad o puede ser entorpecido y distanciado de la consciencia por la creación de defensas caracteriales de diversa índole e intensidad, dando lugar a pseudopersonalidades o estructuras caracteriales. Esto es lo común en el ámbito de nuestra cultura. En tal situación el procesador central o Ser permanece recluido dentro de una red o capullo protector que impide o dificulta la propia autoexpresión; y el sujeto considera que esa red de envoltura o capullo es su ser, su yo; cuando en realidad es la estructura de una coraza defensiva ante el mundo externo (Sociedad, alteridad) y el mundo interno (Self, yo). Aquello que S. Freud denominó “Super-yo” y en bioenergética denominamos simplemente “ego” (o yo mental).

Como el Procesador Central es el elemento esencial de la experiencia y el activador de los patrones de interferencia, resulta innegable su existencia como fenómeno energético y, como tal, es una singularidad y una distorsión de la Lattice o Estructura cuántica. Puesto que tiene funciones autónomas, cualidades propias y capacidad de asimilación y de creación; tiene que consistir en una distorsión de alta coherencia, congruencia e integridad, muy próxima a la congruencia de la Lattice; por ello es una distorsión de muy alta sintergia y también consecuentemente una manifestación multidimensional.

El grado de un individuo humano con su Ser (Procesador Central) dependerá directamente de su capacidad de neuroalgoritmización coherente, congruente y rica. Es decir, de la mayor intensidad o potencia del campo neuronal que pueda generar en un momento dado; y ello también estará relacionado con los orbitales sintérgicos de conciencia (diversos estados o frecuencias de ondas cerebrales y lo que éstas permiten). En este punto también se hace necesario considerar los factores de Direccionalidad asociados a los orbitales. Cada orbital sucesivo es una expansión del anterior y cada cual tiene unas cualidades específicas y limitadas. Cada vez que se produce una expansión en estas cualidades y límites se produce un fenómeno de superación del presente y un impulso y anhelo a algo que incluyendo lo conocido lo expande a algo mucho más incluyente y abstracto.
 En este sentido hay dos factores que impulsan. Uno es el factor propio o interno consistente en la creación de neuroalgoritmos más congruentes e inclusivos. El segundo es externo, obliga a que se considere que el anterior es insuficiente y que existe una realidad independiente de la Lattice, pero capaz de interactuar y modificar a esta estructura básica del espacio; algunos chamanes la denominan “Intento”. Por otra parte, se da lo que Theilhard de Chardin denominó “Punto Omega” que es un eje de desarrollo evolutivo y que la Teoría Sintérgica denomina “Atractor Extraño del futuro ideal del Hipercampo”.

Así, lo relacionado con el Procesador Central es algo muy misterioso e hipercomplejo. Cuanto más se considera y plantea, más interrogantes se presentan. Ni tan sólo la Teoría Sintérgica puede dar respuesta plena a tal misterio sin entrar en lo espiritual.




Ernesto Cabeza Salamó